Codigo de hammurabi derechos de mujeres y niños porno español prostitutas

En mi caso es para tocar carne fresca de vez en cuando, y no tengo ningun interés en oprimirlas o humillarlas sólo por el hecho de ser mujeres, aunque en algo si coincidimos la sociedad machista y patriarcal y yo.

Yo también les entrego mi dinerito sólo por el hecho de ser mujeres. Así que menos tonterias de la dignidad, la opresión machista Impecable el comentario de Nostromo Sí , y cuanto antes. El problema es la demanda. En España "irse de putas" se ve como algo socialmente normal. Creo que es importante cambiar esa mentalidad machista y creo que se debería ir a por el cliente, que es el que fomenta que esto siga sucediendo. En cuantas cenas de empresa es normal "irse de putas"??

Totalmente de acuerdo con Nostromo. A todo el mundo le gusta dar lecciones de moralidad Se opina de si permitir a los demas abortar, de si se ha de permitir la prostitutción. Todo lleno de juicios morales de como regular la sociedad Este tema necesita debate, regulación y protección.. Para que cada uno hago lo que quiera hacer, pero sin mafias, sin miedos, Que por qué tienes que pagar, cuando otros lo hacen gratis Por lo mismo que a uno le pueden dejar un coche, y otro lo alquila, por lo mismo que otro duerme en casa de su amiguete, y otro paga por un hotel Estas mujeres no sólo tendrían que ser reconocidas laboralmente con su pensión correspondiente sino que deberían estar cuidadas muy cuidadas medicamente y protegidas de cualquier tipo de abuso.

A mí lo que me repatea es todas las vueltas que se le viene dando en este periódico al tema de la prohibición de los anuncios, con argumentos falaces e incluso ofensivos para la inteligencia del lector: Con la prostitución, salvando las distancias, debe ocurrir lo mismo que con el tabaco, por ejemplo: Y alguien podría haber saltado con "si prohibimos los anuncios, echamos un velo sobre el problema porque cuando desayunemos no veremos nada de tabaco en nuestro diario.

No entiendo bien como alguien paga por sexo. Entiendo que el pago enturbia el sexo o la relación de hombre- mujer u hombre-hombre. Solo he conocido a dos hombres que hayan ido con prostitutas: Al otro lo he conocido hace poco a través de un portal de Internet. Sí, un portal de contactos libre y gratuito. No entiendo el negocio del sexo, me parece todo degradación.

Incluso algunos suben peldaños con la mentalidad de lameculos, ya se sabe. Los políticos no mandan ya sino las empresas, incluidas las que hacen de proxenetas, y algunos políticos son parte de la mafia. Sólo manda el dinero y una mentalidad de que todo se vende. No hay empleos para los jóvenes que merezcan tal nombre.

Los periódicos serios y de calidad en Alemania y Francia.. Es la imagen del país, también, pues un periódico con tales ofertas de empleo y tales ofertas de costumbre daría mala imagen y atraería a un turismo de mala calidad Pienso que estamos viendo lo que es en real el país y que va hacia el Tercer Mundo hasta lo trae para explotarlo Saludos. Espero que ninguna hija tuya pase por ese trance, pero si le ocurre, le deseo que se encuentre con que ha sido legalizado y regulado.

A mí no me molesta una puta enfrente de mi puerta. Me molesta que eso conlleva mafias, redadas policiales, proxenetas y delincuencia. Y si a ti te molesta otra cosa, es que sólo eres una puritana intolerante.

Lo de dices que las prostitutas no quieren pagar impuestos es para darte de comer aparte, en serio. Seguramente prefieren pagar un porcentaje a su chulo. Regulemos, pero poniendo en el centro los derechos de los y las trabajadoras del sexo. Estoy harta de que cuando alguien dice estar en contra de la prostitución lo haga por los motivos de: Así cualquiera dice que no.

No es lo mismo trabajar de limpiadora 8 horas con un mes de vacaciones,buena jefa y un salario digno que trabajar 16 horas al día por euros al mes ,sin un día libre y con una jefa que te habla mal. Y que nadie se olvide, no tener trabajo y no tener dinero también es violencia. En este asunto no creo que nadie pueda decir que tiene la clave para establecer de manera general lo que es justo o ni siquiera conveniente. Quienes claman contra ella creo que también piensan en lo mismo, evitar atrocidades y abusos, pero desde luego no pueden ignorar que no todas las prostitutas lo son forzadas a ello.

Ahí deben poner freno a su celo salvador. En mi opinión, respecto al matiz del tema que nos ocupa, permitir o no la publicidad en los diarios, creo que debe dejarse a cada diario elegir su postura, como parte de una actitud y filosofía que tiene muchas facetas morales, estéticas, económicas, políticas etc, etc.

Serían los lectores los que también deberían ejercer su opción a veto no comprando un diario que entre en colisión con sus criterios, o presionando por que los modifique.

Creo que es importante cambiar esa mentalidad machista"OLE OLE y OLE ahora me explicas que tiene que ver el machismo con irse de putas porque, si se hace con respeto y en armonia con la señorita puedes estar moralmente de acuerdo o no con la protitucion, pero machista no es. Pero siempre queda bien decirlo no? No es lo mismo trabajar de limpiadora 8 horas al día, dos días libres a la semana, 30 días de vacaciones, sueldo y trato digno que trabajar 16 horas al día, sin un día libre, con una jefa que te hable mal por euros al mes.

Y que nadie se olvide, no tener trabajo y no tener dinero también puede ser violencia. Y todo esto sin entrar a hablar del Derecho de Extranjería. Formalizar el oficio para que sea respaldados por normas legales.

Esa es la forma de hacer que las mafias vayan disminuyendo su poder. Lo mismo pasaría con las mafias de drogas. Legalizarlas haría que perdieran su mercado y no tenga razón de ser estar al margen de la Ley. Supongamos que los camellos se anunciasen en el periódico.

Sin embargo parece que nadie detiene a los proxenetas que se anuncian. De verdad que es algo cuanto menos sorprendente. Entiendo igualmente que la publicidad de esta actividad debería estar restringida en los medios de comunicación a los que puedan tener acceso los menores de manera que pueda ser vista como una actividad "normal" pues lo queramos o no no los es.

Pero nada de respetar. A las mafias no se las combate prohibiendo anuncios en los periodicos. Pues exactamente por lo mismo que no se criminaliza el tabaco. Porque resulta que se trata de actividades económicas deplorables por otros motivos pero suficientemente tolerables desde el punto de vista económico. Especialmente por dos motivos. Primero porque NO es la dignidad de TODAS las mujeres la que supuestamente se lesiona, sino en todo caso, la de quienes se dedican a ello.

Y en segundo lugar porque esa supuesta dignidad mancillada debe ser que sea menos importante o prioritaria para las afectadas que los ingresos que reciban por sus servicios. Se dice "En España "irse de putas" se ve como algo socialmente normal".

Es ínfimo el porcentaje de hombres que reconocen hacerlo. Todo lo contrario, de conocerse suele ser socialmente denigrante. Parece mentira que se diga esto. Debe ser que quien lo afirma no sabe nada de la vida.

Paga por sexo quien no puede tenerlo o tenerlo suficientemente de manera convencional sin pagar o quien pudiendo tenerlo de manera convencional, quiere tenerlo de manera no convencional.

El tema, ahora mismo, es que los periódicos españoles -El País, El Mundo En la prensa extranjera de calidad la situación es otra. Hay códigos de conducta y pactos en los medios.

No ha hecho falta que intervenga el gobierno en muchos casos. Y, en cuanto al alcance del medio, de eso es de lo que se trata. Y les recuerdo que la red del proxeneta saudí, nacionalizado español, invertía una media de El tema de la prostitucion es ciertamente complejo, por eso la cobardia del gobierno me pone los pelos de punta. Si, cobardia, porque van a lo facil, a una medida que es politicamente correcta, muy resultona y sobretodo barata. Quien pagara el pato seran los medios de comunicacion en forma de bajada de ingresos.

El gobierno no pone un duro. Nos parezca bien o mal tal publicidad, el gobierno esta esquivando habilmente lo que deberia ser su primer deber: Se dice que se ha regulado la publicidad del tabaco, pero el marco legal de este es totalmente claro. Ahora los ayuntamientos y vecinos se las ven y se las desean para prohibir la prostitucion callejera que no gusta a nadie al lado de su casa, no nos enganemos o bien los macroburdeles que salen como setas a pesar de estar teoricamente prohibido el proxenetismo.

No pueden ni incluso recurriendo a los tribunales, que por narices no pueden saltarse la ley acaban por dar razon a los proxenetas. Pero tranquilos, que el gobierno va a ponerse una medalla prohibiendo los anuncios en la prensa, y aqui paz y despues gloria. El colectivo de hombres que ejercen la prostitución en la calle sigue siendo comparativamente minoritario respecto al de las mujeres y al mismo tiempo menos visible, pero la influencia de las migraciones también es patente en su composición.

En cuanto al usuario de la prostitución, puede definirse como aquella persona que solicita o demanda servicios sexuales a otra persona o personas a cambio de una cantidad económica. El usuario forma parte intrínseca e indivisible de la prostitución, es un elemento esencial sin el cual la prostitución no podría existir. Y, al igual que la persona prostituida, el usuario de la prostitución también se prostituye en este intercambio de sexo por dinero, en el que no sólo se compran servicios sexuales sino que se compra obediencia, simulación, servilismo, sometimiento, degradación y todo tipo de vejaciones, también llamadas fantasías, de acuerdo a los gustos del comprador.

Se han realizado pocos estudios sobre los llamados clientes, aunque sobre la base de diversas entrevistas con hombres que acceden a los servicios sexuales, se identifican tres conjuntos de causas para este comportamiento: Causas todas ellas que no son ni propias y exclusivas del sexo masculino, ni a nuestro entender constituyen base suficiente para sostener el actual mercado de esclavos que va en aumento.

Un tercer protagonista, con el papel de lucrarse como intermediario a costa del comercio sexual de otros, es el proxeneta, ya sea individual o colectivo organizado en redes. Prometen elevados ingresos a las victimas, acordando con ellas su actividad bailarinas, camareras, prostitutas o azafatas , aunque en la mayoría de los casos se les promete un buen puesto de trabajo sin aludir a la prostitución.

Los métodos que utilizan para someter a las víctimas se basan en las agresiones, violaciones, castigos e incluso suministro de drogas para doblegar su voluntad.

Las Organizaciones Pequeñas, a su vez, suministran tanto mujeres como hombres a cabarés o establecimientos similares. Por eso, entre otras diferencias, el tiempo mínimo del servicio para ellas es el doble que para ellos. El estudio de la ONU, con datos de organismos internacionales, gobiernos y ONG entre y , lamenta la escasa persecución de la trata de personas.

Asegura que un camino para combatirla es acabar con el mercado que da beneficios a los delincuentes y actuar contra "los intermediarios que han levantado una industria criminal a base de negociar con seres humanos" y "contra los beneficios económicos que genera".

Por el contrario, la tendencia actual en el fenómeno de la prostitución es el pensamiento local frente a un problema global, grave y de derechos humanos. Dicha tendencia, orquestada y fomentada por los mismos sectores que se benefician de ella, propone soluciones parche: Así pues, en este escenario de la prostitución, los actores no son sólo las personas que se prostituyen, las personas que acuden a sus servicios y aquellas que sacan provecho económico de las anteriores.

Ejercer la prostitución a cualquier hora del día y de la noche en una vivienda presupone el franqueo constante de los accesos del edificio a desconocidos con lo que estamos generando un incremento potencial de la inseguridad ciudadana". Lo que no se dice es que al consumo de prostitución, ya sea en la calle, en pisos o en clubes, se asocia el consumo de alcohol y estupefacientes y una actitud de trasgresión de las normas que suele llevar aparejada bastante violencia.

Por supuesto, algo que se omite en el citado documento es el incremento de la inseguridad que constituye para una mujer el franqueo constante de su cuerpo por desconocidos y lo difícil que es contrarrestar esto, aunque instalemos un botón de alarma junto a su cama, como se propone en los borradores autonómicos de reglamentación.

En cuanto a la alteración de la convivencia ciudadana, la ha podido comprobar cualquier persona de nuestras ciudades que haya vivido la experiencia: El griterío, las peleas, y los abusos, que no desaparecen por apartarlos de nuestra vista ni alejando la situación alrededor de metros de nuestros colegios y guarderías. Lo que también se ha llamado "prostitución acuartelada" no es, pues, una verdadera solución al problema, es una cronificación del mismo y significa el aislamiento de las mujeres y menores victimas de la prostitución.

De hecho, pretender esto es confirmar que la prostitución sustituye la violencia sexual y la violación y esto tampoco sería legítimo. En este momento es cuando podría tener cabida la reflexión acerca de la diferencia entre la tan debatida condición femenina y la posición femenina en la sociedad, ya que son cosas bien distintas: Los derechos a la dignidad, al disfrute de la sexualidad, a un medio de vida independiente, a la propiedad, a la libre expresión, a la educación, a la salud y a la integridad física, entre otros, han sido perennemente cuestionados a las mujeres en todos los Estados, incluido el nuestro.

Cuando estos derechos se restringen o se impide u obstaculiza su ejercicio de alguna forma, es cuando se desarrollan las estrategias de supervivencia femeninas. Todas ellas relacionadas con poner sus capacidades al servicio de los varones y entre las que destacan el matrimonio forzado, ya sea por la necesidad económica o por la imposición familiar, y el ejercicio de la prostitución.

Esta capacidad es la que hace que las mujeres puedan tener relaciones sexuales sin que intervenga su voluntad y es de la que han vivido y siguen viviendo numerosas generaciones de mujeres hasta la fecha presente, cuando se les impide el uso de sus otras capacidades. La supervivencia así lograda enferma el cuerpo y el alma de aquellas y daña la sexualidad de ambos sexos. Cuando la tarea es ardua, simplemente debe empezarse cuanto antes. No debemos caer en la tentación ya mencionada del pensamiento local frente a un problema global, hay que darle a este conflicto de intereses la dimensión que tiene.

Hay que hacer un estudio comparado de las legislaciones de otros países en este sentido; tanto de los ya mencionados: Es decir, siendo verdaderamente críticos con las consecuencias que se pueden derivar para la ciudadanía, compuesta por hombres y mujeres, de la aplicación de uno u otro sistema.

Hay que desvelar también los mecanismos aparentemente inocuos que hacen florecer la actividad de la prostitución. De la misma forma que ya no puede negarse la realidad de una escalada en el consumo de drogas y la existencia del poli consumo, debe quedar patente que la pornografía es normalmente precursora del consumo de prostitución, por una especie de secuencia lógica.

Consecuencias para la salud El estigma que conlleva la prostitución, hace que la sociedad tienda a responsabilizar a las personas que la ejercen de todo cuanto les ocurre, de todos los problemas que padecen y, en general, de todos los relacionados con esta actividad, quedando los usuarios de la prostitución impunes ante la sociedad.

Estos trastornos psíquicos que sufren tienen su origen en las agresiones físicas, amenazas y violaciones de que son objeto durante el ejercicio de la actividad, así como del continuo falseamiento de su propia realidad. Por otro lado, la prevención higienista que se plantea desde los sectores reglamentistas no atiende a proteger la salud de las personas prostituidas sino a preservar la salud de los clientes y con ello, se entiende, del resto de la sociedad. Haciendo hincapié en este tema, durante el año , médicos del Mundo realizó Dicha estrategia facilita la participación de la población beneficiaria del programa en la planificación, ejecución y evaluación del mismo y por tanto es una estrategia capacitadora por su enfoque horizontal y participativo, tanto para la persona educadora como para la beneficiaria.

Como dice Nina Parrón, en su ensayo "Y el mal que la acompaña", cuando ironiza acerca de la posibilidad de considerar un trabajo el ejercicio de la prostitución: Desde CCOO de Catalunya tenemos claro que tratar de prostitución es un tema que afecta a los valores éticos y morales de las personas.

También sabemos que existen diferentes corrientes de opinión sobre el tema: Nosotras desearíamos que la prostitución no existiera, pero es una realidad que no podemos obviar. Para nosotras era prioritario dar voz a las afectadas, escucharlas, ayudarlas a organizarse y hacer de altavoz de sus reivindicaciones.

En este sentido hemos constituido un espacio dentro de CCOO para su autoorganización. El trabajo del sexo es una actividad económica tal como se reconoce en la jurisdicción europea y, por lo tanto, debemos considerarlo como un trabajo. Una actividad que puede ejercerse de muchas formas. Consideramos que se debe distinguir entre quien lo realiza obligada por terceros y quien lo hace por decisión individual, obviamente condicionada por las situaciones personales y sociales, como todo lo que hacemos en esta vida.

Para nosotras la existencia de la prostitución tiene que ver, fundamentalmente, con la situación de desigualdad de las mujeres en relación a los hombres en el mundo del trabajo, las desigualdades Norte-Sur, con la pobreza, etc. Pero se ha producido un fenómeno relativamente nuevo: Entre las escasas posibilidades de trabajo que encuentran las mujeres inmigrantes, así como las condiciones restrictivas que impone la Ley de Extranjería en nuestro país, el trabajo sexual se convierte en una oportunidad de trabajo.

Mantener esta actividad en un vacío normativo, sobre todo en lo referente a las relaciones laborales, provoca la consolidación de la condición de marginalidad a todo un conjunto de personas, mayoritariamente mujeres, con graves consecuencias para ellas. En cuanto a las mafias pienso que debemos diferenciar entre las que se dedican a la trata de personas y las que traen emigrantes de forma ilegal. Son bastantes las mujeres que acuden a las mafias para venir a trabajar a nuestro país como prostitutas.

Ellas saben a que van a venir a trabajar, lo que no saben es en que condiciones van a estar, no saben que van estar secuestradas por la mafia hasta que paguen su deuda con ella. La no existencia de ninguna regulación laboral, que otorgue derechos a estas personas como cualquier otro tipo de actividad económica, hace que se produzcan estas situaciones. En estos momentos, en las grandes ciudades, hay problemas de sobrepoblación de prostitutas en las calles de determinados barrios.

Somos conscientes de los problemas existentes en determinados barrios y en determinadas carreteras y pensamos que deben coexistir los derechos de ellas a ejercer su profesión con los de los vecinos y vecinas. Sus reivindicaciones son las siguientes: Regulación del trabajo sexual. Acabar con el acoso policial. Poder regular su situación en el país las que son extranjeras.

Negociar un espacio donde poder trabajar aceptarían salir de la calle, pero si se les ofrece una alternativa. En reuniones mantenidas con trabajadoras del sexo, que trabajan en pisos, sus demandas eran: Mejorar las condiciones de los pisos. Establecer horarios y jornadas de trabajo.

Tener derecho a una sala de estar y cocina en condiciones en los tiempos de descanso. Desarrollar medidas sociales que faciliten, a quien desee abandonar la prostitución, para que lo pueda hacer, accediendo a un puesto de trabajo que les garantice vivir autónomamente y no de la beneficencia.

A partir del acceso a programas de Formación Profesional Ocupacional, así como a acciones de acompañamiento y atención social.

Estos términos hacen referencia a aquellas estructuras organizadas que extorsionan a las personas, mediante el chantaje, coacción y violencia, para obligarles a hacer alguna cosa en contra de su voluntad, en régimen de esclavitud.

En este sentido se deben de poner todos los medios para garantizar, de una forma eficaz, la protección de las victimas que denuncian su situación de explotación o secuestro por parte de las mafias. Dotar a las personas que ejercen la prostitución de herramientas legales que reconozcan su profesión y les permita defender sus derechos en igualdad de condiciones para superar la marginación y remover los estereotipos sociales que impiden el ejercicio profesional en condiciones aceptables.

En este sentido, proponemos su regulación laboral donde se establezcan sus derechos y obligaciones y el acceso a los tribunales laborales cuando se vulneren sus derechos. Así mismo, su inclusión en la seguridad social y medidas para garantizar su salud laboral y su seguridad. Es necesario, también, que sea reconocido su derecho a la sindicalización y a la negociación colectiva. También es necesario establecer la fiscalidad en este sector, son muchos los millones de euros que se obtienen en los beneficios sin tributar.

La restrictiva Ley de Extranjería favorece que las mujeres se vean abocadas a redes clandestinas o mafias para emigrar. Por lo tanto, sería necesario su modificación en relación a los procesos de regularización y se debería tener en cuenta a las mujeres que hace años que trabajan en nuestro país y no han podido demostrar su relación laboral. Estas medidas no son incompatibles entre ellas, sino todo lo contrario, son complementarias y deberían desarrollarse de forma conjunta para poder dar una alternativa global e integral a la situación de la prostitución.

En definitiva, medidas que ayuden a superar la marginación y la estigmatización de las trabajadoras y trabajadores del sexo. Sesión del día 18 de mayo de ? Muchas gracias señora Presidenta. Antes de comenzar mi exposición, quiero agradecer a las Sras.

Muchas gracias a todos por su amable invitación. La Asociación, pues, esta integrada esencial y mayoritariamente por mujeres que han sido prostituidas y que saben, en carne propia de las consecuencias y daños que han sufrido.

Desde nuestro nacimiento, en , la Asociación, esta dirigida por las mujeres que la crearon y que a base de grandes esfuerzos, la han ido sacando adelante, logrando los objetivos propuestos. A pesar de ello, somos conscientes de que solo hemos dado los primeros pasos en el largo camino que aun queda por recorrer en la defensa de los derechos humanos, de los que este colectivo carece y que todo ser humano merece.

Otra necesidad muy importante que presentan, es poder hablar de sus problemas con total sinceridad, sin miedo a ser juzgadas y rechazadas. Por lo tanto, la información que poseemos de cada una de ellas es la versión personal y directa de ese mundo que sigue siendo tan poco conocido. Es un mundo de soledad, marginación y cruda explotación, en el cual las mujeres no son consideradas personas, sino "mercancía". Es un mundo, donde las mujeres se ven obligadas, en muchos de los casos, a refugiarse en las drogas y el alcohol, para inhibirse de tanta humillación y desesperanza.

Por todo ello estamos en contra de la "legalización de la Prostitución". Nosotras estamos convencidas, que la prostitución es un problema de la sociedad y como tal creemos que debemos tratarlo.

Ante esta desigualdad de género y la desprotección social la mujer, en muchos casos, se ha visto obligada a comerciar con su cuerpo para poder sobrevivir.

Por otra parte, cuando fracasa la relación entre la pareja, es la madre la que generalmente, saca a sus hijos adelante, aunque no disponga de recursos. El padre, en la mayoría de los casos, se convierte en una figura ausente. La metodología utilizada para recoger los datos ha sido a través de la técnica de la entrevista y registros documentales tales como: Las variables estudiadas las hemos dividido en dos grupos, en el primero de ellos se han recogido datos de control y en el segundo grupo se han estudiado las situaciones que, en algunas ocasiones, han originado la entrada en el mundo de la prostitución.

A continuación voy a señalar las variables de los datos de control: Mujeres que estuvieron en instituciones de menores: Por otra parte, la percepción de sí mismas, también queda marcada con sentimientos de poca valía, y desarrollan actitudes de indefensión aprendida, que propicia que, ante cualquier persona que les ofrezca un poco de atención y afecto se entreguen, sin tener en cuenta, las nefastas consecuencias de la manipulación a la que van a ser sometidas, y que en la mayoría de los casos condicionaran toda su vida.

Otra variable muy importante es la carencia durante toda su vida de apoyo familiar. Carecen de la madurez y de los recursos necesarios para hacer su elección de vida en libertad. Buscan un poco de calor humano pero, no tienen puntos de referencia con los que acertar en la elección de la persona adecuada.

Otra variable que consideramos muy relevante es la estancia en instituciones. Como hemos visto en los resultados estadísticos, hay un porcentaje muy alto de jóvenes que al salir de los centros de menores, en algunos casos, quedan desprotegidas, sin la formación suficiente para enfrentarse a la vida y por lo tanto, como hemos visto, existe un gran riesgo de entrar en la prostitución, por lo que consideramos de gran importancia, hacer un estudio en profundidad de los criterios por los que se rigen estas instituciones, en cuanto la madurez necesaria y la formación exigible a estas jóvenes para hacerse cargo ellas solas de sus vidas.

Y para finalizar con las causas debemos citar a personajes despreciables como son el proxeneta, o "chulo", mafias y el dueño del burdel que se dedica a vivir a costa de explotar sexualmente a estas mujeres. Después de exponer las causas por la que las mujeres entran en este mundo pasó a comentar las consecuencias del ejercicio de la prostitución.

Por otra parte han formado un tipo de familia monomarental, como ya hemos dicho anteriormente, con 2,6 hijos de media por mujer, en algunos casos son hijos no deseados porque han sido fruto del ejercicio de la prostitución, no existiendo por ello sentimientos de identidad, con lo que estaríamos en el origen de una posible familia desestructurada. La forma de vida, trabajar de noche y dormir de día, junto a todo lo que rodea al mundo de la prostitución: Carecen de habilidades educativas para formar a sus hijos, en algunos casos como hemos señalado no deseados, y les es muy difícil adaptarse a una "vida normalizada".

Por todo ello generalmente tienen problemas con sus hijos que se van agravando con el tiempo. Y para concluir, en la etapa final de las mujeres prostituidas atendidas en la Asociación, en la mayoría de los casos, nos encontramos con mujeres con treinta y cinco años, con menores a cargo, sin posibilidades de encontrar un trabajo, sin recursos económicos, sin vivienda y en general excluidas socialmente. Es una enorme contradicción, que una sociedad que esta abordando tanto la defensa de los derechos sociales, la igualdad de oportunidades a todos los niveles como la lucha contra los malos tratos, instando a las mujeres a denunciarlos, quiera al mismo tiempo darle categoría de trabajo a la prostitución.

Como hemos visto, el delito cometido por estas mujeres, ha sido, en la mayoría de las casos, nacer en una familia desestructurada, viviendo en la marginación y en la pobreza, que ha condicionado sus vidas. Fueron niñas y mujeres que no pudieron elegir libremente lo que querían ser en la vida, si no que han sido los condicionantes sociales y familiares los responsables de ella.

Con todo esto concluimos que cualquier forma de explotación sexual, incluyendo la prostitución, viola la dignidad e integridad humana, garantizada en la Declaración Universal de los Derechos Humanos aprobada el 10 de diciembre de por la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Cualquier trabajo necesita un aprendizaje, por tanto para desempeñarlo adecuadamente se tienen que adquirir los conocimientos necesarios a través de una Formación Reglada. Gracias Señorías, por la atención prestada.

Sesión del día 1 de junio de ? En primer lugar, desde Hetaira Colectivo en Defensa de los Derechos de las Prostitutas queremos agradecerles la invitación a esta comisión. Pero esta alegría duró poco. El 9 de mayo el periódico El País recogía las declaraciones que los dos partidos mayoritarios habían hecho antes de empezar el trabajo de esta comisión. Ambos se manifestaban partidarios de anteponer la lucha contra la trata de mujeres a la regulación de la prostitución.

La experiencia nos demuestra que la prostitución se puede dar en circunstancias muy diferentes y que, desde el punto de vista legislativo es imprescindible tener presente estas diferencias.

Especialmente hay que diferenciar aquellas situaciones en las que se obliga a una persona a ejercer la prostitución en contra de su voluntad mediante violencia, chantaje, coacción o engaño de lo que es la prostitución ejercida por voluntad propia.

No obstante, para que esta persecución sea eficaz es necesario desarrollar medidas de protección a las víctimas que hoy son claramente insuficientes, como recoge el informe de la Guardia Civil mencionado anteriormente y que plantea que: En su articulo 3.

Frente a la prostitución forzada es necesario que se persiga con determinación a las mafias que mantienen a las mujeres trabajando en un régimen de esclavitud. Si luego les interesa, en las preguntas puedo concretar una serle de medidas que han puesto en marcha los gobiernos de Holanda e Italia y que sería interesante estudiar. En este sentido, considerar que todas las mujeres inmigrantes que ejercen la prostitución son víctimas obligadas a trabajar en ello ni se corresponde con la realidad ni parece el mejor camino para proteger los derechos de estas mujeres.

Esta cifra ha sido dada por la Plataforma para la Abolición de la Prostitución y repetida en el informe que elaboró la UGT, en las declaraciones que hizo el Instituto de la Mujer a raíz de la propuesta de la Conselleria de Interior de la Generalitat de Catalunya y reproducida en una editorial que el periódico El Pais sacó en el mes de marzo. Las cifras que ha recogido Hetaira así como las que he tenido ocasión de consultar no reafirman para nada este dato.

Dejando de lado la guerra de cifras, no creo que con unas cifras u otras quede justificada la actitud de posponer el reconocimiento de derechos para quién ejerce la prostitución voluntariamente. Incluso suponiendo que fuera un tanto por ciento pequeño de trabajadoras las que lo hicieran sin coacción de terceros, si estas quieren seguir ejerciendo, el estado debería contemplar sus derechos laborales y sociales para garantizar que nadie las explote laboralmente ni se aproveche de la situación de alegalidad en la que actualmente se mueven.

Porque uno de los problemas fundamentales de esta filosofía es que no tiene en cuenta las opiniones de las trabajadoras del sexo ya que siempre son consideradas víctimas, sin capacidad para decidir por sí mismas. Incluso cuando éstas dicen abiertamente que quieren continuar ejerciendo la prostitución esta decisión es cuestionada por considerarlas alienadas por la explotación sexual que los hombres ejercen sobre ellas.

En consecuencia, no merece la pena preguntarles pues se presupone que lo mejor para ellas, quieran o no; es reinsertarse y abandonar la prostitución. Por el contrario, lo que estamos viviendo en la actualidad con la prostitución de calle en ciudades como Madrid, Barcelona, Valencia va en la dirección contraria. Las medidas que han adoptado los Ayuntamientos de dichas ciudades empeoran la situación de las trabajadoras del sexo que captan su clientela en la calle y las someten a situaciones de mayor riesgo y vulnerabilidad.

Es decir, con la filosofía abolicionista como bandera se acaban aplicando políticas criminalizadoras y represivas contra las prostitutas y su entorno. La realidad nuevamente, se impone aunque quienes defienden posiciones muy ideologizadas no quieran reconocerlo. En Suecia, país modelo de lo que significa legislar desde el abolicionismo no ha desaparecido la prostitución.

Quisiera ahora hablar de un tanto por ciento muy elevado de mujeres: Desean ser tratadas con dignidad, sin ser estigmatizadas por desarrollar ese trabajo: Este sector de mujeres es el que con frecuencia queda en el olvido cuando se habla de prostitución reduciéndola toda al problema de las mafias, de la trata de mujeres y de la esclavitud sexual. Ya he dicho que nos parece imprescindible denunciar que hay mujeres obligadas por las mafias a prostituirse en régimen de esclavitud, que temen por su vida.

Ser amenazada por terceros para obligarte a ejercer la prostitución es algo terrible que no puede ser trivializado al compararlo con los condicionamientos sociales o económicos que te llevan a tomar determinadas decisiones. Parto del hecho de que las trabajadoras del sexo son mujeres que, como la mayoría de nosotras, buscan la manera de vivir lo mejor posible dentro de las opciones que la vida les ofrece.

En esta medida, la oferta de servicios sexuales es un trabajo para ellas, trabajo que debe ser reconocido legalmente, acabando con la hipocresía que hoy existe al respecto y articular los derechos sociales y laborales que se desprenden de ello.

Lo importante para nosotras es que las trabajadoras del sexo se constituyan y sean reconocidas como sujetos sociales y sujetos de derechos y consecuentemente cualquier medida legislativa que se tome tiene que tener en cuenta la voz de las trabajadoras del sexo.

Se les tiene que consultar sabiendo que no tienen una voz unificada ni homogénea porque sus situaciones de trabajo y existencia son muy diversas y esta diversidad debe ser considerada a la hora de proponer medidas legislativas en relación a la prostitución.

Creación de zonas de tolerancia o barrios rojos donde se pueda trabajar en buenas condiciones de seguridad, tranquilidad e higiene. Esta medida debe imponerse a partir de políticas persuasivas en lugar de políticas criminalizadoras. En primer lugar porque, como la experiencia ha demostrado, las políticas prohibicionistas y criminalizadoras no acaban con el problema sino que lo agravan al empeorar las condiciones de trabajo de las mujeres y favorecer el desarrollo de mafias y chulos que encuentran en la ilegalidad un caldo de cultivo propicio para sus intereses.

Así, solo quedarían fuera de estas zonas sectores muy minoritarios de trabajadoras sexuales que podrían ser asumidos por el vecindario sin generar grandes tensiones.

Hay que entrar a regular las relaciones laborales cuando median terceros. Esta realidad es recogida por el informe de la Guardia Civil antes mencionado, en el que se reconoce que: En este sentido es importante que se recorten las prerrogativas de la patronal limitación de horarios, descansos semanales, separar el lugar de trabajo del de vivienda y que las licencias se concedan prioritariamente a los locales autogestionados y las cooperativas de trabajadoras sexuales. Con la equiparación de los burdeles a otros locales similares se ha conseguido la normalización y por tanto: Aunque la Ley holandesa también tiene problemas, siendo uno muy grave la exclusión de las inmigrantes como sujetos de derecho -lo que favorece el desairo de las mafias en este sector- y el que muchas competencias quedan en manos de las administraciones locales, etc.

Todos vendemos algo para poder subsistir y lo que históricamente se ha planteado es mejorar las condiciones en las que se realizan los trabajos, nunca la abolición de uno en particular. Pero se diría que si esto se plantea con la prostitución es porque lo que se intercambia son servicios sexuales.

Así, equiparar la prostitución con la violencia de género o con la esclavitud sexual parece que responde a una determinada idea de la sexualidad en la que la heterosexualidad y los hombres aparecen siempre bajo sospecha.

Para mi, las relaciones sexuales deben regirse por los mismos valores que el resto de relaciones humanas: Defender que siempre la prostitución atenta contra la dignidad de las mujeres tiene el riesgo de caer en moralismos normativos que acaben coaccionando y limitando la capacidad de autodeterminación de las propias mujeres.

Reconocer los derechos de todas las personas que ejercen la prostitución, no sólo de las que lo hacen obligadas, sino también de aquellas que voluntariamente hacen de la prostitución su trabajo es una cuestión de justicia que no puede posponerse por cuestiones electoralistas ni moralistas.

Llevo muchos años trabajando en los temas de género y llevo como veinte años trabajando en temas de inmigración de las mujeres, y entré al tema de la prostitución precisamente porque me parecía que había ahí un hueco grande y una distancia con la realidad.

En la realidad uno veía que muchas mujeres inmigrantes estaban dentro del trabajo sexual y sin embargo las investigaciones que hablaban de inmigración soslayaban este hecho.

Y soslayar este hecho es una posición cómoda, yo por eso agradezco aquí a la ponencia del Congreso que haya asumido la responsabilidad política incomoda de abordar un tema que no forzosamente tiene réditos en términos de popularidad, porque es un tema de estos difíciles de tocar.

Pero precisamente por esto yo creo que es necesario e importante especificar algunos puntos de partida. Y por otra parte, es necesario abordarlo porque este tema incómodo no se soluciona a partir de su negación. En líneas generales hay ineficacia de todas las legislaciones que han tratado de prohibirla. En el caso del trabajo sexual, las legislaciones que han tratado de prohibirlo han partido de dos posiciones. Esta es una forma de acercarse al problema. Es decir, hay que ver de qué nos asustamos en cada sociedad, y de hecho la sexualidad es un tema que produce fuerte inquietud.

Esta atribución de protagonismo exclusivo a los hombres no se corresponde con la realidad. Si nosotros miramos, por ejemplo, en las redes de prostitución nigerianas una parte de las traficantes o proxenetas son mujeres también, entre las nigerianas es bastante frecuente.

Pero en el imaginario social sólo se ve a los hombres como activos, como detentadores de proyectos, como capaces de llevar a cabo iniciativas propias. El trabajo sexual o esta particular actividad sexual, por otra parte, es trabajo. Nos podemos acercar a este tema desde varias perspectivas. Es decir, una actividad es un trabajo. Este tipo de trabajo ha sido aceptado, pese a las incomodidades que se provocan socialmente con el tema, como nos recodaba antes la doctora Barahona, por un criterio de necesidad social tradicional de evitar males mayores desde una perspectiva del cliente.

Aquello de decir, los hombres tienen apetitos sexuales y por consiguiente el trabajo sexual debe existir. No es una argumentación muy convincente porque siempre había otros medidos alternativos, que irían desde fastidiarse hasta ducharse. No era necesario que porque los hombres tuvieran una tendencia en ese sentido, esto se tradujera en una actividad sexual pagada.

Sin embargo, así se justificaba socialmente, y estoy hablando de la interpretación tradicional de la Iglesia, que predominó durante parte del franquismo también aquí, de que la prostitución evitaba males mayores, porque entonces se evitaban agresiones y violaciones a las mujeres honestas. Ya tenemos el mundo separado entre las buenas y las malas, en este tipo de interpretación. Por analogía con otras propuestas de economía feminista. Curiosamente hay una argumentación feminista centrada fundamentalmente en el reconocimiento de la necesidad de reconocer como trabajo las actividades de la mujeres, que tendería a apoyar este argumento.

La argumentación es atractiva, pero no se corresponde con la utilización habitual del término trabajo.

Esto no sería trabajo desde este punto de vista, porque no cumple ninguna necesidad. Pero el problema de esas definiciones no es solamente eso, sino que son definiciones que se hacen desde el punto de vista del cliente.

Nosotras preferimos acercarnos al tema cambiando el punto de vista o la perspectiva. A nosotras lo que nos interesa no es la existencia del mercado mismo, que claro que se relaciona, pero que podría solucionarse de distintas maneras, sino el hecho de por qué y para qué les sirve a las mujeres que trabajan en la prostitución el trabajo sexual, por qué hay gente que se gana la vida con esto.

Por otra parte, la inmensa mayoría de mujeres que trabajan lo hacen en el sector servicios, y este sector es un sector creciente. Esto se da de una forma general, ya que hay una mercantilización también visible de las tareas de acompañamiento y de cuidado.

Antes también se daba, pero se daba de otra manera, en la actualidad puede considerarse una consecuencia de la creciente mercantilización de los servicios. Pues lo que tiene de diferente es su altísimo nivel de estigmatización. Muchísimos de los trabajos que se hacen en nuestra sociedad son francamente desagradables e incluso que sean peligrosos, lo que no les quita su condición de trabajos.

Estaba leyendo un informe sobre el alto nivel de enfermedades producidas por distintos tipos de trabajo, la minería o incluso el trabajo de la construcción y el alto índice de riesgos de muchos trabajos, pensemos en los niveles de siniestralidad.

Esto quiere decir que estamos en un mundo lleno de malos y duros trabajos. Pero a nadie se le ocurre acabar con el mercado de la construcción porque tenga un índice de siniestralidad alto, lo que se considera correcto es reglamentar y tomar medidas para bajar las víctimas del trabajo de la construcción. Tampoco se propone acabar con el trabajo de la minería porque los mineros se mueren por afecciones pulmonares, lo que se trata es de mejorar las condiciones de trabajo.

Yo pienso que el trabajo sexual requiere un trato equivalente. La prostitución como estrategia económica. Para muchas mujeres el trabajo sexual es una estrategia de supervivencia. También desde este punto de vista es trabajo, de acuerdo a la definición "tarea que se realiza para obtener recursos económicos". Esto es otra definición de trabajo. Cuando las distintas actividades que la mujeres hacían tradicionalmente sin cobrar por ellas, puesto que iban envueltas, iban en el mismo paquete de actividades domésticas, dentro de lo que implicaba ser un ama de casa, van saliendo una a una al mercado, se transforman en opciones laborales para las mujeres.

Es una actividad que permite ganarse la vida de una manera un poco mejor desde el punto de vista económico, pero que trae un nivel de desvalorización muy alto. En lugar de mejorar el mercado laboral tradicional femenino, lo que hemos hecho las mujeres ha sido abandonarlo y competir en el mercado laboral masculino, aunque lo hemos hecho en condiciones de desventaja, con techo de cristal, con suelo pegajoso, con todos los inconvenientes, hemos optado por él, porque de todas maneras resultaba mejor pagado.

Pero bueno, no todas las mujeres tienen estas opciones a su alcance. Una prostituta brasileña decía: Yo pienso que tenemos que ser un poquito coherentes y que no se puede obviar la dimensión económica de estas opciones. Yo pienso que no podemos ser sordos a la voz de las mujeres. En las jornadas que se hicieron en Bruselas en , con la presencia de representantes de treinta países, demandaron reconocimiento de su actividad como trabajo.

Me refiero al Comité Internacional de los Derechos de las Trabajadoras del Sexo que se reunió en Bruselas el año pasado. El tema es importante porque reconocer la prostitución como trabajo es un punto de partida que tiene consecuencias, porque si se llega a acuerdo en este punto, esto nos obliga de alguna manera a tomar medidas para regularla. Por consiguiente, no es un tema baladí el tema del trabajo.

Adrede no he sugerido que deba aceptarse por el simple hecho de estar. Cuando se discute esto se suele decir: Esto es verdad, pero no se relaciona con el sexo pagado. Miremos, una actividad no se transforma en delictiva porque se cobre por ella, es decir, si algo no se puede o no se debe hacer, por ejemplo, robar, chantajear, agredir, amenazar, mentir o matar, estamos hablando de cosas rechazables en si mismas.

Se trata de cosa que no se pueden hacer, no se pueden hacer ni gratis ni cobrando, sencillamente son actividades que no son permisibles.

Pero si hay actividades que son permisibles, que se pueden hacer gratis, por ejemplo, preparar comida o cantar o tener relaciones sexuales con quien uno quiera, si estas actividades se pueden hacer gratuitamente, el hecho de cobrar no les quita ni les agrega moralidad. Introducir el factor de cobrar no es un elemento relevante desde el punto de vista ético.

Cualquier cosa, cualquier actividad que es legítima si se hace gratuitamente, no pierde ni gana nada porque se haga cobrando. Tenemos que hablar de la actividad en sí, si queremos valorarla. Yo pienso que esto es algo que tenemos que tener muy claro: Estamos hablando simplemente de esto, no estamos hablando de un trabajo vocacional.

Las mujeres no solamente cobran menos por los mismos trabajos con respecto a los hombres, en todas partes, incluso en España, con déficit bastante grande en términos de los salarios que cobran las mujeres, sino que tienen también un aumento de cargas y responsabilidades. Por otra parte, suelen tener responsabilidades familiares ampliadas en caso de haber personas dependientes en el grupo familiar, ancianos, enfermos crónicos, estos también corren a cargo del cuidado de las mujeres. Por consiguiente las mujeres tienen un conjunto de cargas importantes y a la vez tienen menos recursos para satisfacerlas.

Si a esto se agrega un mercado laboral discriminatorio, con los trabajos tradicionales femeninos mal pagados, el peso de la precariedad y el desempleo con relación a las mujeres, los problemas a los que se enfrentan pueden ser muy serios.

Sabemos que las mujeres son las principales víctimas de la condición de los que se llaman trabajos basura. Podemos ver que en general las mujeres, y especialmente las mujeres pobres y, tienen pocas y malas opciones laborales.

Si vemos sus cargas familiares, estas pocas y malas opciones nos podrían llevar a pensar que las mujeres, a partir de esto, caerían en el mercado delictivo, caerían en el delito; sin embargo, delinquen poco menos de una cuarta parte de lo que lo hacen los hombres. Quiero decir que no es que haya una gentileza social con ellas, sino que realmente delinquen menos.

En realidad porque desarrollan estrategias alternativas eficaces. Estas estrategias alternativas, son de varios tipos. Las mujeres construyen redes de apoyos nacionales y transnacionales, se apoyan a través de las generaciones, derivan el cuidado de los hijos a las madres, a las hermanas. Las mujeres suelen recurrir a la prostitución puntualmente, ellas dicen: Y esto es interesante tenerlo en cuenta, porque no siempre nos lo planteamos.

Durante el franquismo el bien jurídico que se protegía era el honor y las buenas costumbres. Desde la reforma del Código Penal del , que se hizo en , el bien jurídico que se protege es la libertad sexual, y lo que se trata de proteger son también los derecho humanos. Por consiguiente respetar los derechos humanos, es en el caso de las trabajadoras del sexo, respetar su derecho a participar en las negociaciones y el reconocimiento de su condición de trabajadoras, es decir, de su dignidad en una sociedad en la cual, ya lo hablaba Weber en la "Ética protestante" , la dignidad se reconocer para los seres adultos por su participación en el trabajo.

También implica la necesidad de facilitarles las posibilidades de organización y, fundamentalmente otorgarles el respeto social. El respeto social es algo que ellas necesitan y es algo que ellas merecen, independientemente de la opinión de los clientes. Si los clientes desprecian a las prostitutas, esto es un problema que tendremos que tratar con campañas de sensibilidad social. Al ver los romanos que las mujeres a las que al parecer usaban mayoritariamente como prostitutas eran conocedoras de la ciencia y la política, las calificaron como pensadoras o, en latín, putas.

Curiosamente existía en el panteón romano una diosa menor de la agricultura llamada Puta, aunque es pura coincidencia. Terminología A lo largo de la historia ha existido una gran cantidad de términos tanto para referirse a la prostitución como a las personas que la practican, a los clientes, a los lugares y a las actividades relacionadas. De hecho, y debido a que suele emplearse como insulto, su uso ha sobrepasado el de la descripción de una profesión, y en muchos países se usa para adjetivar de forma grosera otro elemento, al estilo del término inglés fucking.

Otros términos actuales o históricos para referirse a las prostitutas de sexo femenino son "dama de compañía", "cortesana", meretriz, cuero, loba En España se usa también la palabra chapero para describir al prostituto joven y gay. La prostitución estaba bien presente en Cerdeña y Sicilia, así como en varias culturas fenicias, en las que se practicaba como rito religioso en honor de Astarté. Profetas como Josué y Ezequiel se oponían a la misma con vehemencia.

La prostituta ejerce su oficio al lado de una carretera, esperando a los viajeros. Se cubre la cara, lo que la marca como una prostituta disponible en claro contraste con la costumbre en las sociedades de Oriente Médio actuales, en las que las mujeres honestas deben permanecer con la cara cubierta frente a desconocidos. Aunque en la historia la mujer resulta no ser una auténtica prostituta, sino Tamar, la nuera viuda de Judah que pretendía engañarle para quedar embarazada, el hecho de que logre fingir dicha profesión de forma exitosa permite asumir que dichas costumbres eran las esperables con respecto a la prostitución en la época.

Codigo de hammurabi derechos de mujeres y niños porno español prostitutas -

Desde hace un siglo las autoridades de EE UU, primero, y de casi todo el mundo, después, han perseguido a productores, traficantes y consumidores. Puesto que seguimos en la misma sociedad patriarcal que hace cincuenta años, y muchos siglos anteriores, cuando la prostitución era una institución reconocida, y en algunos momentos considerada sagrada, para que los hombres pudieran disfrutar de las mujeres a su libre albedrío. Celebrar sesión de la Ponencia los martes a las Aquello de decir, los hombres tienen apetitos sexuales y por consiguiente el trabajo sexual debe existir. Profesora de Sociología de la Universidad de A Coruña.

Este tema necesita debate, regulación y protección.. Para que cada uno hago lo que quiera hacer, pero sin mafias, sin miedos, Que por qué tienes que pagar, cuando otros lo hacen gratis Por lo mismo que a uno le pueden dejar un coche, y otro lo alquila, por lo mismo que otro duerme en casa de su amiguete, y otro paga por un hotel Estas mujeres no sólo tendrían que ser reconocidas laboralmente con su pensión correspondiente sino que deberían estar cuidadas muy cuidadas medicamente y protegidas de cualquier tipo de abuso.

A mí lo que me repatea es todas las vueltas que se le viene dando en este periódico al tema de la prohibición de los anuncios, con argumentos falaces e incluso ofensivos para la inteligencia del lector: Con la prostitución, salvando las distancias, debe ocurrir lo mismo que con el tabaco, por ejemplo: Y alguien podría haber saltado con "si prohibimos los anuncios, echamos un velo sobre el problema porque cuando desayunemos no veremos nada de tabaco en nuestro diario.

No entiendo bien como alguien paga por sexo. Entiendo que el pago enturbia el sexo o la relación de hombre- mujer u hombre-hombre.

Solo he conocido a dos hombres que hayan ido con prostitutas: Al otro lo he conocido hace poco a través de un portal de Internet. Sí, un portal de contactos libre y gratuito. No entiendo el negocio del sexo, me parece todo degradación. Incluso algunos suben peldaños con la mentalidad de lameculos, ya se sabe. Los políticos no mandan ya sino las empresas, incluidas las que hacen de proxenetas, y algunos políticos son parte de la mafia. Sólo manda el dinero y una mentalidad de que todo se vende.

No hay empleos para los jóvenes que merezcan tal nombre. Los periódicos serios y de calidad en Alemania y Francia.. Es la imagen del país, también, pues un periódico con tales ofertas de empleo y tales ofertas de costumbre daría mala imagen y atraería a un turismo de mala calidad Pienso que estamos viendo lo que es en real el país y que va hacia el Tercer Mundo hasta lo trae para explotarlo Saludos. Espero que ninguna hija tuya pase por ese trance, pero si le ocurre, le deseo que se encuentre con que ha sido legalizado y regulado.

A mí no me molesta una puta enfrente de mi puerta. Me molesta que eso conlleva mafias, redadas policiales, proxenetas y delincuencia. Y si a ti te molesta otra cosa, es que sólo eres una puritana intolerante. Lo de dices que las prostitutas no quieren pagar impuestos es para darte de comer aparte, en serio. Seguramente prefieren pagar un porcentaje a su chulo. Regulemos, pero poniendo en el centro los derechos de los y las trabajadoras del sexo.

Estoy harta de que cuando alguien dice estar en contra de la prostitución lo haga por los motivos de: Así cualquiera dice que no. No es lo mismo trabajar de limpiadora 8 horas con un mes de vacaciones,buena jefa y un salario digno que trabajar 16 horas al día por euros al mes ,sin un día libre y con una jefa que te habla mal.

Y que nadie se olvide, no tener trabajo y no tener dinero también es violencia. En este asunto no creo que nadie pueda decir que tiene la clave para establecer de manera general lo que es justo o ni siquiera conveniente. Quienes claman contra ella creo que también piensan en lo mismo, evitar atrocidades y abusos, pero desde luego no pueden ignorar que no todas las prostitutas lo son forzadas a ello.

Ahí deben poner freno a su celo salvador. En mi opinión, respecto al matiz del tema que nos ocupa, permitir o no la publicidad en los diarios, creo que debe dejarse a cada diario elegir su postura, como parte de una actitud y filosofía que tiene muchas facetas morales, estéticas, económicas, políticas etc, etc. Serían los lectores los que también deberían ejercer su opción a veto no comprando un diario que entre en colisión con sus criterios, o presionando por que los modifique.

Creo que es importante cambiar esa mentalidad machista"OLE OLE y OLE ahora me explicas que tiene que ver el machismo con irse de putas porque, si se hace con respeto y en armonia con la señorita puedes estar moralmente de acuerdo o no con la protitucion, pero machista no es. Pero siempre queda bien decirlo no? No es lo mismo trabajar de limpiadora 8 horas al día, dos días libres a la semana, 30 días de vacaciones, sueldo y trato digno que trabajar 16 horas al día, sin un día libre, con una jefa que te hable mal por euros al mes.

Y que nadie se olvide, no tener trabajo y no tener dinero también puede ser violencia. Y todo esto sin entrar a hablar del Derecho de Extranjería. Formalizar el oficio para que sea respaldados por normas legales. Esa es la forma de hacer que las mafias vayan disminuyendo su poder. Lo mismo pasaría con las mafias de drogas. Legalizarlas haría que perdieran su mercado y no tenga razón de ser estar al margen de la Ley.

Supongamos que los camellos se anunciasen en el periódico. Sin embargo parece que nadie detiene a los proxenetas que se anuncian. De verdad que es algo cuanto menos sorprendente. Entiendo igualmente que la publicidad de esta actividad debería estar restringida en los medios de comunicación a los que puedan tener acceso los menores de manera que pueda ser vista como una actividad "normal" pues lo queramos o no no los es.

Pero nada de respetar. A las mafias no se las combate prohibiendo anuncios en los periodicos. Pues exactamente por lo mismo que no se criminaliza el tabaco.

Porque resulta que se trata de actividades económicas deplorables por otros motivos pero suficientemente tolerables desde el punto de vista económico. Especialmente por dos motivos. Primero porque NO es la dignidad de TODAS las mujeres la que supuestamente se lesiona, sino en todo caso, la de quienes se dedican a ello. Y en segundo lugar porque esa supuesta dignidad mancillada debe ser que sea menos importante o prioritaria para las afectadas que los ingresos que reciban por sus servicios.

Se dice "En España "irse de putas" se ve como algo socialmente normal". Es ínfimo el porcentaje de hombres que reconocen hacerlo. Todo lo contrario, de conocerse suele ser socialmente denigrante.

Parece mentira que se diga esto. Debe ser que quien lo afirma no sabe nada de la vida. Paga por sexo quien no puede tenerlo o tenerlo suficientemente de manera convencional sin pagar o quien pudiendo tenerlo de manera convencional, quiere tenerlo de manera no convencional.

El tema, ahora mismo, es que los periódicos españoles -El País, El Mundo En la prensa extranjera de calidad la situación es otra. Hay códigos de conducta y pactos en los medios. No ha hecho falta que intervenga el gobierno en muchos casos.

Y, en cuanto al alcance del medio, de eso es de lo que se trata. Y les recuerdo que la red del proxeneta saudí, nacionalizado español, invertía una media de El tema de la prostitucion es ciertamente complejo, por eso la cobardia del gobierno me pone los pelos de punta. Si, cobardia, porque van a lo facil, a una medida que es politicamente correcta, muy resultona y sobretodo barata.

Quien pagara el pato seran los medios de comunicacion en forma de bajada de ingresos. El gobierno no pone un duro. Nos parezca bien o mal tal publicidad, el gobierno esta esquivando habilmente lo que deberia ser su primer deber: Se dice que se ha regulado la publicidad del tabaco, pero el marco legal de este es totalmente claro. Ahora los ayuntamientos y vecinos se las ven y se las desean para prohibir la prostitucion callejera que no gusta a nadie al lado de su casa, no nos enganemos o bien los macroburdeles que salen como setas a pesar de estar teoricamente prohibido el proxenetismo.

No pueden ni incluso recurriendo a los tribunales, que por narices no pueden saltarse la ley acaban por dar razon a los proxenetas. Pero tranquilos, que el gobierno va a ponerse una medalla prohibiendo los anuncios en la prensa, y aqui paz y despues gloria. Sospecho que no va a hacer nada mas, como ya he dicho, por cobardia.

Ninguna solucion es facil ni contentara a todos los sectores, y todos recurren al argumento moral y a falacias varias. Ejemplos a un y otro lado: De hecho el robo, el asesinato o el falso testimonio aparecen des del codigo de Hammurabi o los diez mandamientos, y nadie sin embargo sostiene que deberian legalizarse dado el poco exito de las leyes. O bien de que es una profesion que deseariamos para una hija, cierto, pero tampoco desearia que fuera cajera del super o limpiadora de wateres.

Se dice que hay que ayudar a las mujeres, pero no todas son victimas, por lo que las politicas puramente asistenciales estan condenadas al fracaso. Pues me parece lamentable, la verdad.

Escribe Fan, no Ricardo el sistema se ha hecho solo un A mi edad y con lo que cuesta relacionarse con naturalidad, de día y sin copa, me he planteado buscar sexo de pago. Solo sexo, pero buen sexo. Lo encuentro sano, libre y adulto. Pero sexo de calidad, que me lleve a donde quiero llegar, sin límites Creo que la puta la hace la mentalidad de quienes se la follan y la manera en que se la follan.

Prostitución La prostitución se define como el acto de participar en actividades sexuales a cambio de dinero o bienes. Definición y términos relacionados La prostitución es la "actividad a la que se dedica quien mantiene relaciones sexuales con otras personas, a cambio de dinero", aunque suele considerarse del mismo modo cualquier otro tipo de retribución. Algunos sinónimos de prostitución son lenocinio, trata de blancas, trabajo sexual y comercio sexual.

En principio el proxeneta recibe ese dinero como pago por un servicio, habitualmente el de actuar como mediador entre la prostituta y el cliente, proveer la habitación o lugar donde tiene lugar el servicio sexual, etc.

Se argumenta que, con la progresiva conquista romana de las antiguas zonas griegas, aumentó la cantidad de esclavos y esclavas de dicho pueblo. Al ver los romanos que las mujeres a las que al parecer usaban mayoritariamente como prostitutas eran conocedoras de la ciencia y la política, las calificaron como pensadoras o, en latín, putas.

Curiosamente existía en el panteón romano una diosa menor de la agricultura llamada Puta, aunque es pura coincidencia. Terminología A lo largo de la historia ha existido una gran cantidad de términos tanto para referirse a la prostitución como a las personas que la practican, a los clientes, a los lugares y a las actividades relacionadas. De hecho, y debido a que suele emplearse como insulto, su uso ha sobrepasado el de la descripción de una profesión, y en muchos países se usa para adjetivar de forma grosera otro elemento, al estilo del término inglés fucking.

Otros términos actuales o históricos para referirse a las prostitutas de sexo femenino son "dama de compañía", "cortesana", meretriz, cuero, loba En España se usa también la palabra chapero para describir al prostituto joven y gay. La prostitución griega no era exclusivamente femenina, el ciudadano que voluntariamente tuviese relaciones sexuales con otro o a cambio de dinero, perdía derechos políticos y a los extranjeros que la ejercían, se les exigía un impuesto especial.

Una profunda ambigüedad corre por todos los escritos de Platón sobre este tema. A veces, vio el sexo como elemento positivo de la naturaleza humana. Pero otras veces, lo consideró como una distracción en busca de la belleza y la verdad. El tipo deseable de amor, el verdaderamente humano, era el que trascendía el deseo y la pasión. El amor que es frío, racional y no sexual. C Tuvo una visión positiva del placer. Los cínicos no vieron nada malo en el goce del placer sexual.

Zenón sostuvo que la aceptación general del amor libre eliminaría el problema del adulterio. Propuso también la desnudez, arguyendo que el empleo de ropas fomentabas inhibiciones innecesarias.

Séneca advirtió que los sabios debían desconfiar de la influencia corruptora del placer. La general desaprobación del sexo por los estoicos se basaba en la idea de que la razón humana se desvanecía durante el acto sexual.

Estas ideas influyeron poderosamente sobre la visión moral y ética de la élite intelectual grecorromana. El trato dado por los romanos a los temas sexuales se ha descrito como extraordinariamente desapasionado.

C observó que los deseos sexuales humanos eran fundamentalmente insaciables. Al parecer, los romanos consideraban el apego emocional. Los testimonios conservados son exiguos acerca del interés por la satisfacción sexual y emocional dentro del matrimonio. La prostitución masculina y femenina fue una industria floreciente a lo largo de toda la historia romana.

Las prostitutas que ejercían en los prostíbulos, tenían que registrarse ante los magistrados, y pagaban un impuesto llamado la vectigalia meretricum Y recibían su licencia. Numerosas fuentes antiguas se refieren a las artes meretricae, algunas eran esclavas o capturadas en guerra tocaban instrumentos musicales como el arpa y la flauta, cantaban, bailaban y ofrecían entretenimiento.

La masturbación de ambos sexos era considerado como un sustitutivo intachable pero insatisfactorio. No entrañaba estigma social, aunque a veces era tachado de pueril. Los varones romanos de la clase alta aficionados a la sodomía reclutaban a esclavos para satisfacer sus deseos. Las relaciones lésbicas provocaban mayor oprobio que la de los hombres. Tal vez porque pensaran que el lesbianismo amenazara su autoestima. Ovidio escribe el Arte de amar, Lucrecio y Marcial, hablan sin complejos de la fornicación.

Codigo de hammurabi derechos de mujeres y niños porno español prostitutas -

Cuando se discute esto se suele decir: Intelectualmente son bastante preparadas,hablan mas de dos idiomas. Igual prefieren que para promocionarse se paseen por las calles. Sobre todo teníamos que denunciar la represión, se trataba sobre todo de acabar con la explotación sexual de la mujer y la falta de respeto por su placer. Otro aspecto de la cuestión: En este contexto cabe preguntarse qué sociedad queremos construir, qué mensajes transmitimos con nuestras propuestas. Alianza Editorial, Madrid, Luego de esa experiencia trabajo en una galeria comercial,en huerfanos entre teatinos y amunategui. La prostitución no es un oficio, ni un empleo, ni una tarea.